Nuestras sedes
Legal y privacidad
Síguenos

En Matriarca somos felices y lo que nos visitan salen más que felices …

Para muchos el año 2020 fue un año que quisieran borrar de sus calendarios, para la familia Matriarca hoy vemos este año como un año que estuvo lleno de oportunidades: 

 

  • Aprendimos, a la fuerza, a hacer domicilios .. Pero aprendimos, como decían las abuelas “a la verraca”

 

  • Nos resistimos a pagar los sueños, les pusimos más intensión y mantuvimos nuestras puertas abierta en el Poblado en Medellín y en Altos del Prado en Barranquilla. 

 

  • Cada que escuchábamos “Extraño estar en su casona” se nos aguaban los ojos 

 

  • Cambiamos las vajillas del Carmen de Viboral, por desechables, pero les pusimos tanta curia que buscamos los más. 

 

  • Y como muchachos de 15 volvimos a sentir mariposas en el estómago, cuando en septiembre volvimos a abrir nuestras puertas.

 

  • El chicharrón nuestro rey, intentó ser imitado, pero no igualado

 

  • Nuestras puertas se cerraron de manera temporal, pero tocamos muchas de las puertas de nuestros clientes. 

 

  • Parar fue dar alegría a un grupo de ancianos, que dieron un mejor uso a nuestros insumos 

 

  • Muchas personas nos conocieron ... Y eso es invaluable 

 

Por eso este año que pasó aprendimos más de la importancia de la paciencia y vemos este 2021 como otro reto para vivir al máximo

Últimos articulos

En El Poblado hay una puerta Azul, que es una oda al sabor

Las Mascotas de Matriarca son lo más ……

La Matriarca llegó a El Doral en Miami

En Pandemia nos Enchicharronamos

Ir al contenido